La alimentación en todo el mundo por estos tiempos ha llamado la atención de muchísima gente. Los nuevos valores de obesidad, problemas de todo tipo y color ha hecho que mucha gente se ponga alerta con respecto a la alimentación de todos nosotros.

Lastimosamente una de las pandemias más grandes que tiene todo el mundo con respecto a la alimentación trata de la obesidad infantil. Niños de tan solo 5 años ya padecen obesidad, es algo increíble pero cierto. Muchos países ya han tomado medidas drásticas como por ejemplo empezar a reglamentar las meriendas en los colegios.

Por este motivo y porque nunca está demás saber que darles de comer a los niños en las meriendas es que les voy a dejar unas recetas ideales para que su hijo, nieto. Sobrino pueda alimentarse sanamente sin estar lastimando a su cuerpo.

Veamos los alimentos que no pueden faltar en una merienda saludable de un niño:

Pan: el pan en una merienda debe de estar presente. Pero atento, estar presente no quiere decir que las cantidades sean cualquiera. Lejos de eso, con dos o tres rebanadas de pan ya estaría bien, esto se trata de una comida intermedia por lo que el niño no debe de comer hasta explotar.

Lácteos: los lácteos en los niños y en las meriendas son algo muy delicado. Un vaso diario e leche o algún yogur está muy bien, pero hasta ahí. No debemos sobrepasar la línea de que repita ya que los lácteos en muchas cantidades no hace nada bien.

Frutas: lamentablemente las frutas en muchas casas están vetadas por el simple hecho de que el niño no le gusta comerlas. Pues seamos ingeniosos en darle la fruta presentada en cosas divertidas o en presentaciones inusuales.
Mis hijos por ejemplo no son muy adeptos a comer frutas, por lo que en mi caso en vez de darles siempre un jarro de leche, les hago un rico licuado de frutas bien natural y fresco para que puedan variar la alimentación y tomar algo de frutas.

Cereales: los cereales existieron desde siempre en las mesas de todos los niños a la hora de merendar. Lo que no existió desde siempre es tener cajas enormes de cereales azucarados por demás. Pues bien estos cereales no son nada bueno para los niños. En caso de querer darles algún tipo de cereal, en lo posible que sea sin azúcar y en pequeñas cantidades.